domingo, 16 de octubre de 2011

EL POST DE LOS LUNES: antiduelo*


siempre lo supe,

el tiempo y el dolor
se alargan como las canciones
que vuelvo a escuchar

la voz que dejaste
en la mitad de la lengua
y la otra
se murió cuando no estabas

atragantarse con palabras
marearse,
callate
no puedo pensar con tanta cosa

me lo recuerda
el agujero que quedó en los ojos
cuando te fuiste

tomalos
tragátelos

ni me hace falta mirar,
para qué los quiero

vino el silencio,
eso creímos

mentira,
el silencio nunca llega.



*leído en la presentación del libro Psicofango I, 15/10/2011, Polo Norte, Mar del Plata.


fotografía: objeto de arte de Marta Pardo 

5 comentarios:

  1. el silencio siempre está en agonía, nunca es ni deja de ser

    saludos

    ResponderEliminar
  2. manejar el silencio... no es fácil y tal vez ahí está la clave... preguntémosle a Buda y tantos otros que dedicaron varias reencarnaciones al asunto.

    ResponderEliminar
  3. el silencio que calla las voces de adentro, decía, eh? el más difícil de conseguir,
    gracias escritores!

    ResponderEliminar