jueves, 14 de julio de 2011

pasaje


hoy
mejor desolarse
como quien se arranca
la luz
que sobrevive en los ojos
y se enrosca en el cuello
un látigo sin piedad,
el adorno de todas las lástimas
cayendo por el borde de la cama,
una a una
sin pausa

también está la condena
de la miseria diaria,
la corriente líquida
de las cosas que no tienen remedio,
y el límite que nunca
muerde
al lento pasaje de la tristeza
que se arrastra como serpiente sobre los días,
deja escombros en cada movimiento
y arrasa con todo.

4 comentarios:

  1. "(...)de las cosas que no tienen remedio(...)"
    yo lo llamo el hedor de lo inevitable...me gusta mucho!

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay amor,que se fue y no vino!
    ¡Hasta muy pronto!

    ResponderEliminar